¬†INFIERNO EN LA BATER√ćA DE LLUCALARI

Son ya siete los a√Īos que han pasado desde que en este blog trat√© de describir lo m√°s fielmente posible la triste historia de la Fortaleza de La Mola de Mah√≥n, y¬† treinta y tres desde que volv√≠ de Menorca despu√©s de cumplir un a√Īo de servicio en aquella lejana ¬ęmili obligatoria¬Ľ. En ninguno deSigue leyendo ¬Ľ¬†INFIERNO EN LA BATER√ćA DE LLUCALARI¬Ľ

ANNUAL 100 A√ĎOS. EDUARDO P√ČREZ ORTIZ, UN MIRAND√ČS EN EL DESASTRE

Hagamos un poco de memoria, y recordemos en su centenario, a los espa√Īoles, que arrastrados a una muerte absurda, fruto del despiadado colonialismo y de las ambiciones personales de unos pocos, dejaron un vac√≠o y un dolor inmenso en todos los pueblos de Espa√Īa. Y no dejemos pasar una fecha que sin duda marc√≥ en gran medida el devenir de los acontecimientos que se sucedieron posteriormente y que nos arrastraron a un terrible enfrentamiento civil.

Pozo Sot√≥n, un homenaje y una experiencia minera √ļnica

La esbelta silueta del castillete doble del Pozo Sot√≥n, a orillas del r√≠o Nal√≥n, refleja como pocas el alma de esta cuenca minera enclavada en el coraz√≥n de Asturias. A sus pies, desde no hace mucho tiempo, descansan las placas que recuerdan a parte de los miles de hombres que dejaron sus vidas arrancando deSigue leyendo ¬ęPozo Sot√≥n, un homenaje y una experiencia minera √ļnica¬Ľ

El Alcalde Felipe Arag√≥n, la deuda hist√≥rica de Haro

9 DE AGOSTO DE 1.936 VIANA Aquella ma√Īana, Hilario, como tantos otros d√≠as del verano de 1936, se hab√≠a levantado antes del alba para asearse y partir temprano hacia la finca ¬†en la que las agostadas espigas esperaban la hoja de su guada√Īa. Acompa√Īando al padre, a√ļn de noche, sali√≥ de su casa en VianaSigue leyendo ¬ęEl Alcalde Felipe Arag√≥n, la deuda hist√≥rica de Haro¬Ľ

VICENTE FATR√ĀS NEIRA, BILBA√ćNO DE RAZA, MIRAND√ČS DE CORAZ√ďN

Silencio, silencio es lo que desde hace muchos a√Īos se escucha en las paredes un d√≠a vivas de aquel viejo front√≥n. Sus muros siempre estuvieron ah√≠, mucho antes de que la sombra de la monstruosa Torre de Miranda lo atrapara. Las d√©cadas han ido pasando y la peculiar construcci√≥n ha sobrevivido. Perdida su funci√≥n original,Sigue leyendo ¬ęVICENTE FATR√ĀS NEIRA, BILBA√ćNO DE RAZA, MIRAND√ČS DE CORAZ√ďN¬Ľ

‚ÄúPATRIA‚ÄĚ, EL DESGARRO EUSKALDUN

Al  cerrar la √ļltima p√°gina de ‚ÄúPatria‚ÄĚ, la novela de Fernando Aramburu, que nos sumerge en el dolor cotidiano que durante d√©cadas ha ahogado el sentimiento y la vida de miles de vascos, no he podido evitar el desasosiego de quien, sin ser protagonista de la historia, la ha visto de cerca y como todosSigue leyendo ¬ę‚ÄúPATRIA‚ÄĚ, EL DESGARRO EUSKALDUN¬Ľ

DE DOROTEO Y OTROS NOMBRES ALDEANOS

Un homenaje a mi abuelo y a nuestros or√≠genes aldeanos, escrito por la brillante pluma de mi t√≠o Guillermo, desde Alemania. ‚ÄúMi padre naci√≥ y se cri√≥ en la Aldea del Pinar, de donde¬† no sali√≥ hasta que¬† le llamaron a filas. Luego, al igual que no pocos Aparicios,¬† se enrol√≥ en la Guardia Civil,Sigue leyendo ¬ęDE DOROTEO Y OTROS NOMBRES ALDEANOS¬Ľ

LA SINAGOGA DEL AGUA, UN TESORO SEFARDI EN EL CORAZ√ďN DE UBEDA

Desde las entra√Īas m√°s profundas de la imperial ciudad de √öbeda, escondida entre sus callejones centenarios, renace de forma milagrosa la que un d√≠a fue morada de ‚ÄúYav√©‚ÄĚ, hoy rebautizada como ‚ÄúSinagoga del Agua‚ÄĚ. Gracias a las voces ahogadas del pasado, las piedras que un d√≠a fueron fieles testigos de la fe ancestral de losSigue leyendo ¬ęLA SINAGOGA DEL AGUA, UN TESORO SEFARDI EN EL CORAZ√ďN DE UBEDA¬Ľ

RIBAGUDA O EL HECHIZO DE LA LIB√ČLULA

Pl√°cida y serena en un sue√Īo eterno descansa sobre el lecho del r√≠o como si acabara de cerrar los ojos.¬†Nunca he sabido cu√°ndo lleg√≥ all√≠ ni por qu√© eligi√≥ ese recodo perdido, a orillas del Zadorra para detenerse.¬†Hoy he vuelto a visitarla y al contemplarla no he podido dejar de sentir cierta tristeza. Son bastantesSigue leyendo ¬ęRIBAGUDA O EL HECHIZO DE LA LIB√ČLULA¬Ľ

DEL DEBER Y DEL VALOR

‚ÄúEl 18 de abril de 1911, verific√°ndose un embargo en el pueblo de Canillas de Aceituno (M√°laga). Excitados los √°nimos, grupos de vecinos armados dirigi√©ndose al agente ejecutivo que huy√≥ refugi√°ndose en la casa-cuartel, donde entraron violentamente, dieron un golpe en la cabeza al guardia de puertas, dej√°ndole sin sentido, y mientras unos sujetaban fuertementeSigue leyendo ¬ęDEL DEBER Y DEL VALOR¬Ľ