UN PEQUEÑO TESTIMONIO DEL DIA D

1Con el tiempo, los horrores de las guerras van quedando atrás y, aunque para los que los sufrieron seguramente nunca se superan, los lugares en los que se sucedieron las tragedias van cerrando las heridas y con los años se convierten en meros nombres en los libros de historia.

Dada la magnitud de algunos hechos, en ocasiones hay regiones o ciudades que se niegan a olvidar su pasado o que optan por convertirlo en parte de su presente.

Sin duda, la región francesa de Calvados en Normandía es uno de ellos y Sainte Mère Église una de tantas ciudades que han optado por no olvidar.

Sigue leyendo