EL SILENCIO DE LA CAMPANA

1Hoy casi pasa desapercibida pero allí sigue, derribada de su pedestal y postrada en el suelo, allí sigue. Muda, y condenada al silencio. Símbolo de un sueño que acabó en locura y testigo mudo de lo que no fue.

Quebrada y rota como las vidas de los jóvenes a los que enseñaba el camino. Es la campana Olímpica, la que un día marcó el comienzo de los XI Juegos Olímpicos de la era moderna, que iban a mostrar al mundo el futuro que le esperaba.

Sigue leyendo