EL EBRO SE COBRA SU TRIBUTO

1Los últimos días pasados han sido atípicos porque la normalidad se ha visto alterada de golpe por uno de esos fenómenos que de forma incontrolable  nos ponen en nuestro lugar.

El padre Ebro se ha rebelado con toda su furia para recordarnos que, por mucho tiempo que pase, siempre tiene derecho a reclamar lo que es suyo

En Miranda, una ciudad que tiene a gala llevar en su nombre el del orgulloso río, hemos visto una vez más  cómo la fuerza de las aguas anegaba sus calles y se llevaba por delante las ilusiones de mucha gente.

No es nada nuevo para una localidad ribereña sentir el pálpito del río tan de cerca ya que las avenidas forman parte de nuestra historia.

Sigue leyendo

Anuncios