“VICTORIA PARA EUROPA” 1941.

1Hace unos años llegó a mis manos, rescatado de su destino como papel para reciclar, este pequeño documento que hoy quiero compartir con vosotros. El título llamaba la atención y el color amarillento de sus hojas delataba su edad.

En la portada, su precio, una peseta y en la primera página su autor “El estratega y estadista Adolfo Hitler 1941”.

El análisis del contenido de este panfleto, editado y vendido en la España de Franco, en el momento de su máximo apoyo al régimen nazi, puede hacerse fácilmente con el conocimiento que nos da la actual perspectiva histórica.

Pero lo que realmente provoca un escalofrío es leerlo y contemplar sus imágenes, para trasladarse por un momento en el tiempo a la mirada de aquel español que después de dejar su peseta en el quiosco de la esquina, se sentía orgulloso de ser partícipe del  proyecto que significaba una “Victoria para Europa”.

Sigue leyendo

CLARA ZETKIN HAUS

1Entre los magníficos bosques que rodean Stuttgart, en Sillenbuch, un pequeño municipio al sur de la ciudad, se esconde la Waldheim Stuttgart / Clara Zetkin Haus.

En apariencia, un sencillo restaurante en el que degustar una agradable comida a  precio económico con la posibilidad de disfrutar, siempre que el tiempo lo permita, de su estupendo jardín.

Sigue leyendo

Legoland, un parque temático diferente.

entrada

Günzburg, entre Stuttgart y Munich, allí nos tropezamos con Legoland, un parque de atracciones distinto, en parte alejado de nuestros cánones porque sus pequeños “bloques” famosos en todo el mundo, a los niños españoles de nuestra generación no nos tocaron muy de cerca.

Los que nacimos a principios de los 60, lo más parecido que conocimos fue nuestro Exin castillos y después, nuestros hijos jugaron con Playmobil, aunque la marca danesa ya estaba mas extendida, y algún Bionicle cayó despedazado por casa. Es un sitio singular y diferente, sin atracciones inmensas ni demasiado sofisticadas pero que son capaces de hacerte pasar un día muy agradable, sobre todo si vas acompañado de gente menuda.

Lo más original, la infinidad de construcciones y de personajes de todo tipo realizadas con millones de pequeñas piezas con asombrosa perfección.

Sigue leyendo

ICH BIN DEUTSCH

1El frío penetra en su piel cuando baja la cuesta que le conduce hasta el colegio. Atrás queda la protección de su hogar y los sonidos clandestinos que antes le protegían. Desde hace un tiempo las palabras que le mecían en su cuna y llenaban las canciones de su niñez, se han convertido en mensajes prohibidos que hay que enviar en voz baja.

No sabe muy bien por qué, pero entiende desde un día que un profesor le mandó callar y sus compañeros le insultaron con aquel extraño adjetivo, que las palabras que sus padres pronuncian, no les gustan a sus compañeros. Sabe que siempre ha sido divertido expresarse en dos idiomas, porque cuando hablaba con sus hermanos y no quería que los demás se enterasen podía hacerlo, así se sentía importante. Pero ahora, aquel privilegio se había transformado en algo peligroso, ahora, cuando de su boca salía un sonido diferente, cuando hablaba en alemán, alguien le insultaba, de repente, se había convertido en un nazi.

Sigue leyendo

Hofbrahaus & Eagle’s Nest, una burla histórica.

1 (3)Pasar por Munich, sin degustar una de sus comidas típicas regadas con abundante cerveza, en una de sus muchas cervecerías, es algo imperdonable para todo turista que se precie. Estos lugares son algo más que restaurantes, y por eso es necesario conocerlos para hacer una inmersión en Baviera.

Durante mucho tiempo han sido el centro social en el que, al calor de una o muchas jarras, los hombres de la tierra se reunían, se divertían y resolvían sus conflictos, hacían sus negocios y por supuesto, hablaban de política. Lugares vetados a las mujeres en los que las únicas hembras autorizadas a  compartir el espacio eran aquellas camareras de generoso escote e infinita habilidad, capaces de acarrear hasta seis jarras en una mano para satisfacer con presteza las necesidades de los bávaros sedientos.

Sigue leyendo

Dachau. El principio de la pesadilla.

Esperar el tren en la estación central de Munich un día lluvioso de agosto, es un buen comienzo para un viaje hacia uno de los destinos más terribles y necesarios que nos podemos encontrar cuando disfrutamos de unas vacaciones tan especiales en el corazón de 1Baviera.

El tren que parte temprano, nos conduce tras un breve trayecto hacia la cercana localidad de Dachau. Un nombre que, como tantos otros, se asocia desde el final de la guerra a una terrible historia.

Somos pocos, menos de una docena de españoles los que acompañados de Berta, nuestra guía, hemos decidido que la visita a la impresionante capital de Baviera, estaría incompleta sin pasar por aquel templo del horror.

Sigue leyendo