LOS MUROS ETERNOS DE BELFAST

1-2Espesas nubes  a  las que se han enfrentado las hélices del avión que nos ha traído desde Liverpool y que,  a duras penas, han sido capaces de vencer,  nos reciben en un típico día de verano en la más verde de las islas del continente europeo,  la Isla Esmeralda.

Una vez en tierra, la espera en el aeropuerto no se demora demasiado y la llegada de Peter descendiendo de uno de esos anacrónicos taxis negros que pueblan las calles del Reino Unido, empieza a convertir en cálido un día gris, típicamente irlandés.

Nuestro anfitrión es un hombre de fuerte complexión y de baja estatura que irradia vitalidad y calidez, y su presencia, desde el principio, anticipa una jornada muy interesante.

Sigue leyendo

MEMENTO PARK, LOS ESPECTROS DEL COMUNISMO

Enterrar el pasado, destruir las pruebas de su existencia, quizás sea el camino más fácil.

Por eso, la decisión que el gobierno húngaro tomó en 1993 cuando inauguró un recinto a las afueras de Budapest, donde reunió decenas de esculturas que a lo largo de las más de cuatro décadas de régimen comunista habían ido ocupando las calles y plazas de la ciudad, puede al menos calificarse de valiente.

Lejos de ser una época amable para la sociedad húngara, la instauración de un régimen comunista significó la perpetuación de la condena impuesta por los vencedores que les derrotaron e invadieron en la Segunda Guerra Mundial.

Sigue leyendo

UNA HERIDA ABIERTA EN EL CORAZON DE BUDAPEST

1Rendir cuentas no siempre es fácil, y cuando en algunos lugares se intentan cerrar heridas en falso, aprovechando que el paso del tiempo parece que lo esconde todo, las cosas no salen siempre como el que las planifica había previsto.

Hoy, paseando por Budapest, nos podemos encontrar con una fea cicatriz, que lejos de dejar atrás la página que se pretendía pasar, nos remueve la conciencia y pone de manifiesto el daño que se puede hacer cuando se intenta manipular el pasado.

No es casualidad que el actual gobierno de Hungría, de marcado carácter conservador, haya aceptado el diseño del impresionante memorial que se colocó, hace casi dos años, en la Plaza de la Libertad, para conmemorar el setenta aniversario de la ocupación del país por las tropas alemanas.

Sigue leyendo

WHW, UN PIN CON MUCHA HISTORIA

1El comienzo de la década de 1930  fue como una bofetada que hizo despertar de golpe a la sociedad alemana del espejismo de recuperación que se había producido tras el desastre que había supuesto la derrota en la Primera Guerra Mundial.

Un país que vio cómo los capitales venidos del otro lado del Atlántico, huían repentinamente tras la caída de Wall Street, contempló de la noche a la mañana cómo el fantasma de la pobreza y la desesperación se volvían a apoderar de sus gentes.

No cabe duda que en aquel contexto el caldo de cultivo que se creó allanó el camino a ideologías radicales y totalitarias como el nacionalsocialismo que  llevaba años abonando el terreno.

Sigue leyendo

EL TRIÁNGULO AZUL, LOS FANTASMAS DE MAUTHAUSEN

1He de reconocer que cuando hace unos días me acerqué al Teatro Apolo, lo hice con una mezcla de curiosidad y escepticismo. La obra  que íbamos a contemplar venía precedida por un reconocimiento general, avalado por premios de gran prestigio.

Pero crear el ambiente adecuado en un espacio tan reducido para tratar el tema que se nos quería presentar me parecía complicado. No hicieron falta muchos minutos para que todas mis dudas se disiparan y pronto me viera sumergido en los fantasmas del tenebroso Lager.

Cinco años hace ya que, en unas inolvidables vacaciones por Baviera y Austria, con la idea romántica del que ama la historia e intenta reencontrarse con ella, nos acercamos una mañana de agosto a aquella colina amurallada, hoy convertida en memoria de la infamia, que un día fue el campo de concentración de Mauthausen.

Sigue leyendo

LA HIPOCRESÍA DE LOS MERCADERES EUROPEOS

Cuánto vale una vida humana, y cien y mil. Lo más valioso, decimos cuando pensamos en ello o algo insignificante cuando lo ignoramos.1

La muerte violenta forma parte de nosotros y solo en las sociedades en las que la educación ha sido capaz de crear normas que regulan nuestros instintos y facilitan la convivencia hemos sido capaces de rechazarla y de sentirnos seguros.

Pero, ¿cuánto vale nuestra seguridad?, ¿cuántas vidas hay que comprar para poder seguir viviendo en una isla de paz ajena al desastre que nos rodea? Apenas quince días después de que la sangre inocente manchara las calles de París, los líderes europeos se reúnen en la traumatizada Bruselas, no para mostrar su firmeza sino para disimular sus miserias negociando el precio de su inestabilidad.

Sigue leyendo