VICENTE FATRÁS NEIRA, BILBAÍNO DE RAZA, MIRANDÉS DE CORAZÓN

1Silencio, silencio es lo que desde hace muchos años se escucha en las paredes un día vivas de aquel viejo frontón.
Sus muros siempre estuvieron ahí, mucho antes de que la sombra de la monstruosa Torre de Miranda lo atrapara. Las décadas han ido pasando y la peculiar construcción ha sobrevivido.

Perdida su función original, hoy su suelo acoge el aparcamiento de los vecinos que habitan el edificio, pero las líneas y los números que marcaban las jugadas todavía se aprecian en las desconchadas paredes.

Sigue leyendo

Anuncios