UNA HERIDA ABIERTA EN EL CORAZON DE BUDAPEST

1Rendir cuentas no siempre es fácil, y cuando en algunos lugares se intentan cerrar heridas en falso, aprovechando que el paso del tiempo parece que lo esconde todo, las cosas no salen siempre como el que las planifica había previsto.

Hoy, paseando por Budapest, nos podemos encontrar con una fea cicatriz, que lejos de dejar atrás la página que se pretendía pasar, nos remueve la conciencia y pone de manifiesto el daño que se puede hacer cuando se intenta manipular el pasado.

No es casualidad que el actual gobierno de Hungría, de marcado carácter conservador, haya aceptado el diseño del impresionante memorial que se colocó, hace casi dos años, en la Plaza de la Libertad, para conmemorar el setenta aniversario de la ocupación del país por las tropas alemanas.

Sigue leyendo

Anuncios