LA TRIBUNA DE ZEPPELIN CAMP, EL ALTAR DEL NAZISMO

No fue fácil localizarla, pero allí estaba, camuflada entre vallas y camiones, convertida en el graderío de un circuito automovilístico, a las afueras de Núremberg, la que un día acogiera a los jerarcas del nazismo que hicieron temblar al mundo, y contemplara bajo sus pies las masas enfervorecidas que lo pusieron al borde del abismo.

nuremberg_P1010393

1

La tribuna del Zeppelin Camp, así llamado en homenaje al pionero de la aviación por ser el lugar en el que se realizaron pruebas con dirigibles en 1923, ideada por Albert Speer a imagen del Altar de Zeus que descansa en el museo de Pérgamo en Berlín, fue construida para la gloria del führer, y fue el lugar elegido para ofrecer sus más importantes discursos cargados de odio y antisemitismo.

2No fue casualidad que, al final de la Segunda Guerra Mundial, Núremberg fuera la ciudad designada para albergar la sala donde habrían de ser juzgados los pocos líderes nazis a los que se les pudo pedir cuentas. Aunque, en principio, la elección se hizo por una razón práctica ya que en Berlín no había quedado ningún edificio en pie capaz de acoger el proceso, el ingrediente simbólico también fue muy importante.

Aquí se habían firmado las leyes más racistas del III Reich y aquí, más que en ningún otro sitio, se habían desplegado sus símbolos y estandartes, aclamados por multitudes. Núremberg, elegida desde 1927 como sede para la celebración de los congresos anuales del partido nazi, fue testigo de las grandes concentraciones que querían mostrar al mundo la fuerza del nacionalsocialismo.

Nadie como Leni Riefenstahl supo plasmarlas en las imágenes que rodó en el congreso de 1934 para su película propagandística, “El triunfo de la voluntad”.

Visitar hoy este lugar y contemplar la explanada escondida entre una maraña de construcciones provisionales y vehículos desordenados resulta sorprendente.

El contraste con la solidez de las edificaciones graníticas que se asoman entre el anárquico conjunto que se observa desde la tribuna que, a pesar del tiempo sigue desafiante y erguida, es todo un símbolo de aquel pasado, de aquel sueño roto que se convirtió en pesadilla y que llevó a cientos de miles de fanáticos entregados que un día desfilaron aquí orgullosos ante su líder a convertirse, después de sembrar la muerte y el terror durante una década, en un ejército de espectros.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s