“JE SUIS CHARLIE HEBDO” ¿CUÁL ES LA RESPUESTA?

imagesEstos días volvemos a vivir con el corazón encogido, una vez más, gracias al despliegue que los medios de comunicación han hecho de los atroces sucesos acaecidos en París. Una vez más somos testigos de la muerte en directo y nuestra rutina se perturba por las imágenes que nos invaden a través de las pantallas.

Los protagonistas no se diferencian mucho de los que, a diario, contemplamos en series de éxito de las que muchos somos “fans” y en las que las pistolas abren fuego contra actores que mueren una y otra vez frente a nosotros.

Es más, son figuras similares a las que se desploman en las pantallas de los vídeojuegos, abatidas por los disparos de nuestros propios hijos.

Hace un momento he oído en la radio que uno de los muchachos franceses con rasgos árabes que ayer se convirtió en un terrorista sanguinario, llevaba una cámara que iba grabando el desarrollo de su actuación. Cuando lo he oído no he podido dejar de mirar de refilón la pantalla que tengo a mi derecha de la que, como siniestro cordón umbilical, penden un montón de cables que alimentan el corazón de una amenazadora Play Station y he sentido un escalofrío.

Es la fiesta de la tecnología puesta al servicio del horror.

La pantalla nos inmuniza, nos protege de un mundo que creemos ajeno aunque cada una de las decisiones que tomamos diariamente sean cómplices de la barbaridad más extrema que sucede al otro lado del planeta.

Esto no es nuevo, siempre ha sido así, desde nuestra vieja Europa hemos ido saliendo a lo largo de los siglos en busca de las materias necesarias para mantener las necesidades que a golpe de desarrollo hemos ido creando.

Por supuesto que Europa también es un concepto global y que no se limita a las fronteras que hemos marcado en esta parte del mundo, tan Europa es Alemania como los países desarrollados del continente americano, de Oceanía y desde la total globalización, los excepcionales sistemas capitalistas creados en Asia con una idiosincrasia tan peculiar.

Nosotros somos los creadores de la sociedad de consumo, la llamada sociedad occidental, la que siempre se ha sentido superior, y no ha tenido ningún reparo en imponer su sistema y arrebatar todo aquello que ha necesitado para su supervivencia.

En este largo camino no hemos estado exentos de sufrir en nuestras propias carnes los horrores del desencuentro y nos hemos desangrado incontables veces en conflictos intestinos, luchando por la hegemonía del  sistema, y llegando casi a la destrucción total en el siglo XX.

Pero ahora que hemos sido capaces de crear un entramado casi perfecto que cohesiona los intereses globales mediante organismos internacionales y mecanismos económicos, ahora que el mundo crece globalmente, nos hemos dado cuenta de que el crecimiento exponencial de la riqueza lleva consigo un crecimiento proporcional de la desigualdad y es ahí donde aquellos que con nuestra altanería hemos dejado a un lado tienen su fuerza.

La salida de la desesperación es la revolución y, en un mundo sin alternativas, la espiritual es la mejor de las revoluciones.

Ahora que sentimos la amenaza de la sinrazón nos revestimos de solidaridad y comprensión, pero enmascarando al enemigo convirtiéndole en terrorista no conseguiremos proteger un sistema lastrado en sus cimientos.

No tengo la respuesta para un problema tan complejo pero estoy convencido de que agarrándonos a nuestro maravilloso estado del bienestar y mirando por nuestras pantallas de plasma cómo el cuerpo inocente de una niña de diez años se convierte en un misil asesino en Nigeria, podamos proteger lo bueno de una sociedad que a pesar de todo, puede que sea la mejor que el hombre haya sido capaz de crear.

IMG-20150109-WA0006

Universidad Carlos III de Madrid

Anuncios

2 comentarios en ““JE SUIS CHARLIE HEBDO” ¿CUÁL ES LA RESPUESTA?

  1. y hasta que no llama el caos a nuestra puerta, no somos conscientes. Es natural, es un comportamiento propio del ser humano, pero es triste. Y al igual que hay otros muchísimos comportamientos humanos que nos salen automáticos y que hemos tenido que frustrar para vivir en sociedad, esto es algo que deberíamos de cambiar igualmente, o al final todos acabaremos matándonos a todos U_u

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s