LA PEDRAJA 1- 11- 2014 UN GRITO CONTRA LA IMPUNIDAD

Al fallecido le era arrebatada la vida en medio de extraños, alejado no ya de su hogar si no, en muchos casos, de cualquier espacio definido como civilizado, como humano. Su cadáver no era adecentado, ni velado por los suyos, ni tratado con respeto, ni conducido ceremoniosamente al lugar de descanso que le estaba asignado, sino que era arrojado ignominiosamente a una fosa en medio de ninguna parte. En el ánimo de los ejecutores no estaba sólo el deseo de eliminar las huellas de sus crímenes, previsible en cualquier asesinato, sino una firme determinación de eliminar todo lo que el desaparecido y los que eran como él significaron para la comunidad, de eliminar de todos los espacios posibles (el físico, el simbólico, el de la memoria colectiva) la existencia de un grupo de personas que en sí se había vuelto inadmisible y necesitado de un pronto remedio.”

1

Juan Luís Chulilla / “El castigo post mortem”

Rafael sujeta orgulloso con mano firme la fotografía de su padre, se aferra a la imagen que por última vez vio el 19 de julio de 1936 cuando fue arrancado a la fuerza de su casa en Briviesca.

Catorce años tenía el chiquillo aquella tarde de desolación. Hoy, acompañado de su hermana Victoria y arropado por el resto de su familia, tras recuperar los restos rescatados del olvido 78 años después, intenta sentir de nuevo el hálito de la vida robada, para por un momento conseguir llenar el vacío que su padre, Rafael Martínez Moro, un día dejó.

2 3 4

Con los ojos arrasados por las lágrimas y un nudo en la garganta, el hijo de Martín Casaval Ayala intenta explicar lo inexplicable a los periodistas que le interrogan frente a las cajas de los restos que contienen la vida arrebatada de su padre y de otros tres tíos. Cuatro hermanos, vecinos de un pequeño pueblo de Burgos, Valluércanes, cinco hijos subidos a un camión a la fuerza, del que en el último momento descendió el más joven gracias a la misericordia de uno de los verdugos que consideró que no tenía la edad suficiente para morir.

Cuatro penas de muerte dictadas por el odio y la envidia. Su delito, ser una familia próspera formada por varones que aportaban su trabajo en provecho del hogar paterno, en una sociedad rural atrasada y ruin que no perdonaba a los que sobresalían por encima del rebaño.

Pero también un castigo para una madre, una mujer enérgica, de carácter, inconformista que había tenido el valor en alguna ocasión de defender públicamente sus ideas republicanas, a la que hicieron el mayor daño que podían hacerle, matar a sus hijos.


65

Sus terribles historias son las de los cientos de personas que encontraron el final de su vida en estos montes, asesinadas y arrojadas a fosas anónimas, olvidadas por todos menos por los suyos. Sus familias que, al dolor de la pérdida tuvieron que añadir el peso del silencio y la marginación, nunca dejaron de pensar en el padre, en el marido o en el hermano ausente.

Ellos, que tuvieron que rehacer sus vidas muchas veces desde cero y soportando el escarnio de los asesinos, nunca olvidaron.

Ellos, que sufrieron la política de extermino y represión dictada por los militares golpistas en una provincia y una ciudad en la que la guerra ni siquiera existió, aguantaron.

Ellos, que incluso hoy, ven cómo los que nos gobiernan, herederos de aquellos asesinos, les niegan cualquier ayuda para reparar la indignidad que significa mantener a nuestros paisanos abandonados en las cunetas, siguen adelante.

Durante más de cuarenta años callaron, desde hace treinta se reúnen junto a los suyos, al pie de un humilde monumento para recordarles.

Aquí, en el Alto de la Pedraja, a 25 Kilómetros de la capital de la provincia y muy cerca de la inmensa cruz que se alza junto al puerto de la Brújula, en el lugar donde un día de 1937 encontró la muerte el máximo instigador de la política de represión franquista, el General Mola y donde todavía permanece erguido el infame Monumento para vergüenza de los burgaleses.

7Y hoy, día de los difuntos de 2014, después de que la constancia de las familias que nunca renunciaron al reencuentro haya dado sus frutos, nos reunimos con ellos para arroparles en un acto que por primera vez va a permitir homenajear y devolver la dignidad a aquellos que fueron mas allá del asesinato, enterrados en el silencio.

Son 135, aproximadamente un tercio, los cuerpos que han sido localizados y desenterrados del total que se calcula que llegaron a este lugar en los primeros meses de la Guerra Civil, y quince los que tras el arduo trabajo de los forenses han podido recobrar su identidad. Procedían de distintas localidades burgalesas y riojanas y de las distintas sacas que se hacían en la cárcel de Burgos.

8

Ocho de los identificados eran paisanos nuestros, vecinos de Miranda de Ebro. Además de los hermanos Casaval Ayala (Martín, Cipriano, Victoriano y Esteban) que figuran como mirandeses, otros cuatro nombres forman la lista de los que hoy vuelven con sus familias, Félix Romero Zudiaga, Benigno Marín Sarabia, Gerardo Alcón Vaquero y Perfecto Llorente Torrijos.

Miguel Carlos Marín, recuerda cómo se llevaron a su tío Benigno, “estaba sentado en los Jardinillos, pasó el camión de los falangistas, paró, lo mandaron subir y desapareció.” 

9

Hoy, ellos vuelven con nosotros, esa montaña de cajas con los nombres de unos pocos y los restos de 135, vuelven a la vida en los rostros de los suyos.

Muchos ya no están porque el tiempo les ganó la partida pero junto a los rostros envejecidos de los pocos hijos que recuerdan, están los de sus jóvenes nietos y biznietos y en el brillo de sus ojos se ve la llama de la libertad que el odio y la sinrazón fue incapaz de apagar.

El camino para llegar hasta aquí no ha sido fácil y nada mejor que el testimonio de quienes lo han hecho posible para entenderlo.

Testimonio de la agrupación de familiares sobre las fosas

Para hacer los trabajos de localización, exhumación, identificación, reinhumación y dignificación de los lugares de enterramiento, se constituyó la Agrupación de Familiares de las personas asesinadas en los montes de la Pedraja en diciembre de 2008. Los aspectos técnicos de la excavación fueron dirigidos por Dr. Francisco Etxeberría y coordinados por Miguel Ángel Martínez Movilla (Representante legal de la Agrupación) y el apoyo de la ARMH Burgos.

La fosa nº 1 fue localizada y exhumada en el verano de 2010. En ella había 104 cuerpos. La localización de la fosa fue muy complicada. Todos los familiares sabían que estaban allí, aunque el lugar exacto se había olvidado. La topografía del terreno había variado mucho a lo largo de los años. Se había realizado un gran desmonte para el nuevo trazado de la carretera, se habían modificado los caminos, se había reforestado dos veces la zona debido a dos incendios. Hubo que hacer varios kilómetros de zanjas con 5 máquinas excavadoras en una superficie de 4 hectáreas. Por fin, después de varios días de trabajo, aparecieron los primeros restos.

10


Aquellos 10 días del verano de 2010 que duró la exhumación fueron impresionantes, fuimos testigos de cómo fueron apareciendo entre la tierra los restos de nuestros familiares. 11Sus restos guardaban la misma posición en que fueron asesinados aquellos
días del año 1936, sus objetos personales, sus ropas y las balas que los atravesaron y quedaron incrustadas en sus cuerpos y en el terreno.

Dieciséis fueron los proyectiles y tres casquillos los que aparecieron en la fosa, los tiros de gracia. La ropa que llevaban se ha conservado mejor que sus huesos. Los arqueólogos han recuperado un abrigo, camisas, jerséis, y un fajín de hombre que ha ilusionado a nuestra familia. Se lo había pedido a su mujer en una de las 15 cartas que le escribió desde la prisión de Burgos antes de que le fusilaran.

La fosa nº2 fue localizada y exhumada en el verano de 2011. En ella había 31 cuerpos más otros 30 (según estimación del equipo que realizó la exhumación) que hicieron desaparecer las obras de ampliación del camino. También fue difícil su localización. Justo en la última palada que dio la máquina excavadora antes de dejar los trabajos aparecieron unos restos que nos dieron la pista de que allí había otra fosa. 

 13 14

12

Las exhumaciones de las dos fosas fueron realizadas por el equipo de la Sociedad de Ciencias Aranzadi dirigido por el prestigioso antropólogo y médico forense D. Francisco Etxeberría. Fueron 30 profesionales quienes, con los métodos científicos más modernos, hicieron con todo cariño y humanidad la exhumación de nuestros familiares.

Estoy convencido de que en esas 4 hectáreas, que es la zona donde sabemos que se cometieron estos asesinatos, hay más fosas, no sabemos si podremos localizarlas y exhumarlas.

En el verano de 2012 realizamos la dignificación de las fosas. Se ha reproducido en superficie la forma a tamaño real de las fosas, se ha vallado la zona y colocado una placa conmemorativa de las personas que allí fueron asesinadas y también se ha colocado un panel explicando lo que allí ocurrió.

Miguel Angel Martínez Movilla (Representante de la Agrupación de familiares)

Después de rendirles homenaje, por primera vez de cuerpo presente en el lugar que les sirvió de morada infame durante casi ocho décadas y que hoy, a pesar de sus verdugos se convierte más que nunca en un grito contra la impunidad, desandamos el camino hacia la que esta vez sí será la tumba definitiva que les acoja y que les permita descansar en paz.

15

En Villafranca Montes de Oca, localidad burgalesa a la que pertenece el paraje de la Pedraja, un panteón levantado por los familiares de los asesinados espera para acoger sus restos dignamente.

A la entrada del cementerio los restos de las 135 personas recuperadas se alinean, en una impresionante hilera al calor de sus familias. Las vidas truncadas, los años de sacrificio y dolor, las experiencias terribles de los muertos y de los vivos se unen por un segundo para formar una imagen indescriptible.

16 17

18

No hay odio ni resentimiento, las lágrimas están gastadas y apenas afloran, pero hay mucho dolor por los que hoy no están, por los que no llegaron a tiempo de recuperar a los suyos. Hay sobre todo agradecimiento para los que han ayudado a llegar hasta aquí, los técnicos, los forenses, los que han encabezado la Agrupación.

19

20Las familias recuerdan a los suyos, y se suceden los testimonios emocionados, entre todos, uno con acento catalán, el de un descendiente del maestro de Bañuelos de Bureba. Catalán porque en 1934 llegó a aquel pequeño pueblo burgalés desde Mont-roig del Camp (Tarragona). Un hombre ilusionado que venía dispuesto a aplicar en su pequeña escuela rural técnicas pedagógicas innovadoras, originarias de Francia y basadas en el cooperativismo, el trabajo en equipo y un profundo respeto del maestro hacia sus alumnos.

Antoni Benaiges es el maestro que prometió el mar a sus alumnos y que no pudo cumplir su promesa porque la guadaña de la sinrazón segó su vida como la de tantos maestros que cometieron el pecado de intentar sacar al pueblo de la ignorancia.

Cuando las voces se van apagando y los testimonios cesan, poco a poco las familias se van fundiendo con los suyos en una impresionante procesión, primero los pocos que han podido identificar a los suyos, y después el resto con los pequeños féretros, van traspasando la puerta del cementerio mientras alguien recita uno a uno los nombres de los desaparecidos inscritos en una lápida.

21 22 23

Y cuando la última de las víctimas encuentra acomodo en su mausoleo final y con el eco del último nombre, el silencio retorna. Las familias se acercan a dar el esperado adiós, para conseguir, después de tantos años, un momento de paz.

24

Anuncios

3 comentarios en “LA PEDRAJA 1- 11- 2014 UN GRITO CONTRA LA IMPUNIDAD

  1. Me he emocionado, sinceramente, Me alegra que haya personas que no olviden lo que vivieron tantas y tantas que fueron condenadas y asesinadas por pensar “diferente”

  2. Realmente fue una mañana muy especial y emocionante, es admirable ver de cerca a personas que han estado toda una vida esperando, aguantando un dolor insoportable en silencio, como en vez de sentir odio solo sienten agradecimiento. Dan una lección a los sinvergüenzas que nos gobiernan y niegan cualquier ayuda para no reconocer la parte mas negra de nuestra historia, que solo se supera con actos como el de ese día.
    Muchas gracias por el comentario Mar y me alegro de haber sido capaz de emocionante.
    Luis.

  3. Pingback: “Una etapa trágica de nuestra historia totalmente superada” | la recacha

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s