MALBORK EL CORAZON TEUTON DE POLONIA

1Después de horas de viaje desde la lejana Varsovia por la inacabable llanura polaca, poco antes de llegar a nuestro destino final, Gdansk a orillas del Báltico, se alza ante nosotros la impresionante estampa del Castillo de Malbork.

Es uno más de los muchos que construyeron los Caballeros Teutones en estas tierras, pero sin duda el más grandioso de todos.

Situado a orillas del Nogat, afluente del Vístula, es la mayor construcción defensiva construida con ladrillo de  estilo gótico en Europa. Fue fundado por los Caballeros de la Orden Teutónica en 1274, y bautizado con el nombre de su patrona la Virgen María, “Marienburg”, convirtiéndose en la sede de la Orden en el siglo XIV.

Los Caballeros en cuestión llevaban una vida monástica, encerrados en su soberbio castillo con sus familias y cumplían la función de monjes y soldados.

2

Cada hora rezaban un Ave María, guardaban silencio en el campo de batalla y hacían voto de castidad. El caballero siempre era de origen germano, nunca cuestionaba una orden y llevaba una cruz negra sobre el pecho. El Gran Maestro le mandaba a las cruzadas, y él, envuelto en su túnica blanca marchaba tras el estandarte de San Jorge y bajo la protección de la Virgen María. El caballero mataba a sangre fría y quemaba a familias enteras, después volvía a sus aposentos para rezar un Salve Regina.

2bis

La Orden de los Caballeros Teutones tuvo su origen en un hospital fundado en Tierra Santa durante el sitio de la ciudad de Acra (1.190). Tras la retirada de los Santos Lugares, la orden religiosa se estableció en Prusia, para ofrecer su innegociable catecismo a las tribus bárbaras. Los primeros sacerdotes y caballeros llegaron a la actual Polonia invitados por el duque Conrado de Masovia, que necesitaba de sus espadas para contener a los paganos hostiles. A esta primera compañía le siguió un flujo constante de místicos soldados que controló toda el área prusiana en apenas sesenta años. Cada pedazo de tierra conquistada quedó al amparo de la Orden y desde finales del siglo XIII se constituyó un auténtico Estado Teutón, independiente de cualquier poder terrenal y sometido únicamente a la autoridad del Papa.

Los teutones no se contentaron con las primeras conquistas y se fueron expandiendo, lo que les granjeó multitud de adversarios encabezados por Polonia y Lituania. El joven reino lituano, habitado por paganos, sufrió las furias misioneras de los caballeros durante más de 80 años, a lo largo del siglo XIV. Mientras, el odio de los polacos iba creciendo a causa de sus conquistas y a la germanización que realizaban en sus territorios.

3En 1.386 el príncipe lituano contrajo matrimonio con la heredera del trono polaco, lo que supuso la creación de un nuevo estado Polaco- Lituano que aunó a los dos grandes enemigos de los teutones y conllevó a los lituanos al catolicismo, con lo que la coartada de la conversión dejó sin argumentos a los teutones para sus ataques.

A pesar de los intentos de los caballeros por socavar la unión y después de repetidos enfrentamientos, el 15 de julio de 1.410 en Grünwald se puso fin a su dominio, cuando 60.000 hombres protagonizaron una de las batallas más importantes de la caballeresca Edad Media.

4Al final del día casi todos los caballeros Teutones yacían muertos o apresados y con el último estandarte cayó también la firmeza de su Estado.

Hoy en Malbork podemos visitar su mayor fortaleza, es una más de las muchas que poseían, ya que su táctica de conquista consistía en establecer un castillo cada 25 Kilómetros, distancia que un hombre podía recorrer a caballo en una jornada, de forma que siempre se aseguraban poder dormir bajo techo.

En Malbork, los caballeros eran agasajados con lujos y fiestas antes de realizar las razias contra los paganos que duraban de dos a diez semanas. Aquí llegaba la flor y nata de la caballería europea para unirse a la Orden ya que siempre fue un ejército pequeño que en su cenit sólo alcanzó 1.600 caballeros. Se trataba de un grupo exclusivo que, aunque estaba integrado por formidables guerreros, siempre necesitaba refuerzos.

Una de las tradiciones más importantes que se realizaba, era la famosa tabla de honor que se formaba con una docena de los más ilustres huéspedes, a los que se les entregaba una insignia con la inscripción “El honor lo conquista todo“. Sus nombres pasaban a engrosar el capítulo de leyendas de la Orden y sus escudos de armas se colocaban en una de las habitaciones de Malbork.

Aquel día de verano, entramos en el castillo dirigidos por una  guía Teutona y después de  atravesar el puente levadizo y cruzar sus patios, conocimos a los Maestros de la Orden, paseamos por los grandes salones donde se reunían y celebraban sus fastos, recorrimos sus largos pasillos y visitamos sus aposentos, sus cocinas y hasta sus originales letrinas.

5 6 8

7

En un pequeño patio adquirimos unas monedas de la época que un caballero acuñaba antes de venderlas. Y visitamos la capilla donde se encomendaban a la Virgen antes de matar.

9

Hoy, la zona de la iglesia no esta totalmente reconstruida, después de cómo quedó en 1.945 cuando los rusos lo arrasaron en su lucha contra los alemanes.

11

10

Esta tierra que fue Teutona en el siglo XIV y que recuperó Polonia en aquella lejana batalla de Grünwald, se convirtió siglos después en parte de Prusia y, por eso, durante la Segunda Guerra Mundial formaba parte del III Reich y no volvió a ser polaca hasta la expulsión de los alemanes después de la Guerra.

Antes de salir del castillo, en los sótanos podemos disfrutar de una espléndida muestra de una de las riquezas más importantes de esta tierra, el ámbar. Una exposición de preciosas joyas de esta maravillosa resina fosilizada tan abundante en las costas del Báltico nos da  idea de la importancia que  ha tenido para los habitantes de esta zona, que han comerciado con ella desde hace siglos.

12 13

Sin duda una importante fuente de riqueza para los Caballeros  que habitaron en Malbork, ya que la favorable situación de su castillo, junto al río Nogat, les permitió cobrar peajes a los barcos que navegaban, imponiendo un auténtico monopolio en el comercio de ámbar, lo que les aportó numerosos beneficios.

Cuando acabada la visita nos alejamos del castillo no podemos evitar echar la vista atrás para contemplar por última vez la silueta de un lugar espectacular, cargado de leyendas y construido como tantos otros a base de sangre y fe, bendita religión.

14

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s