Monarquías y otros cuentos…

Entre nómadas

Y vuelvo a subir este texto de Santiago Alba Rico que tanto me gusta.

Viñeta de Juan Kalvellido

Soy un gran defensor de los reyes; no quiero hacerlos desaparecer sino conservarlos encerrados en los cuentos. También soy un gran defensor de los dioses; no quiero matarlos sino mantenerlos confinados en los mitos. La obra de Shakespeare, es verdad, no podría titularse El presidente Lear; no creeríamos en los poderes de Excalibur si la espada hubiese sido arrancada de la piedra por el brazo del Presidente Arturo y ningún niño esperaría jamás ningún regalo de los Presidentes Magos (del mismo modo que sin Dios la Biblia resultaría más bien sosa). Pero los cuentos tienen que defenderse de la realidad para preservar su potencia educativa como las constituciones tienen que protegerse de los reyes para que no se conviertan en ficción. Confundir un cuento y una constitución es tan insensato y peligroso…

Ver la entrada original 74 palabras más

Anuncios

14 de abril

P1040119La paz de Emiliano se ve interrumpida como cada año en la misma fecha. Con un sol espléndido, a los niños que juegan con sus padres, a los ciclistas, a los que pasean, hoy se han unido otros. Otros que portan banderas, otros que abrazan flores y otros que cargan con su música.

Ese día, como todos los años en la misma fecha, desde que Emiliano volvió a tener un lugar en su pueblo, va en busca de sus compañeros, Ricardo, Isidoro, Miguel, Francisco y José.

Juntos, observan a aquellos hombres y mujeres que se agrupan en torno al extraño monumento de hierro y junto a ellos, con el ondear de las banderas tricolores, que un día izaron en su ayuntamiento, sienten cómo la vida vuelve a sus corazones.

Cuando la música rompe el silencio y las notas del Himno de Riego desgarran el aire, una lágrima brota en sus cuencas vacías, y una punzada se clava en el costado de Emiliano. Recuerda con dolor aquel puñal traicionero, las llamas en la Iglesia junto al puente.

Sigue leyendo